En la India era (y sigue siendo actualmente)

practicado tradicionalmente el yoga al aire libre

Somos indígenas de La Cerdanya y encontrar spots paradisiacos para practicar se ha convertido en una pasión, esto es lo que hemos ido aprendiendo con el tiempo:
El agua es vida

Procuramos no beber nunca durante la práctica. Pero hay que reconsiderar este aspecto si estás practicando yoga al aire libre. Siempre es mejor tener agua extra, especialmente si hay una caminata hasta el spot. Sobretodo, siempre beber antes y después de la práctica.

El sol es prana

El sol en La Cerdanya es más potente debido a la pureza del aire y la altitud. La luz solar proporciona considerables beneficios para la salud, siempre que sea a pequeñas dosis y tomes algunas sencillas precauciones para protegerte de tener una exposición excesiva. Una estrategia muy útil para ayudar a evitar el daño solar es llevar una alimentación saludable cargada de antioxidantes naturales. Si lo crees conveniente puedes traer gorra o gafas de sol.

Es posible que no necesites una esterilla

Hemos experimentado que es más fácil para conseguir puntos de apoyo (y disfrutar de la experiencia totalmente diferente de apoyar las manos y los pies en la Tierra).
Sin embargo, siempre es una buena idea traer una, por si acaso; siempre se puede utilizar como una almohada en savasana, o de cojín para meditar. Algunos spots por la mañana pueden estar más húmedos como para que te sientas cómodo, otros tienen alguna piedrecita o tierra, en cuyo caso siempre puedes desplegar tu mat. También tenemos esterillas para alquilar o vender sino tienes la tuya.

Trae una toalla grande

Siempre es una buena idea tener una toalla para eliminar el rocío del cuerpo, bañarte en la piscina termal de algún spot o en el rio al acabar la sesión. También puede servir para limpiarte de tierra o incluso taparte a modo de manta durante la relajación final.

Recuerda el viento

El viento aporta una maravillosa sensación de frescor y una agradable banda sonora para tu yoga al aire libre. Pero también puede soplar el pelo o las hojas de alrededor. Siempre y cuando seas consciente de que es inevitable disfrutarás de la sesión.

Puede que te interrumpan

Siempre procuramos que no hayan distracciones buscando el spot perfecto, pero eso no significa que las interrupciones no existen. El clima puede cambiar o algún animal amistoso puede acercarse. La mayoría de las veces, será una gran experiencia, es parte del sistema dinámico de la naturaleza, que nunca deja de moverse.

¡Bichos!

Nunca hemos tenido problemas con bichos practicando yoga al aire libre (solo alguna picada de mosquito). Parece que las personas con mayor ansiedad por los insectos tienden a atraerlos, por lo que darse cuenta de que son sólo parte del equilibrio del sistema (y que no tienen ningún o poco interés en ti) puede ayudarte a concentrarte en lo que estás haciendo.
Siempre tenemos disponible aceite de lavanda que mantendrá alejados a la mayoría de los insectos. Pero, por favor, procura no traer productos químicos repelentes que puedan molestar al resto de los participantes, e incluso productos perfumados e hidratantes que mayoritariamente atraen a muchos insectos a practicar asanas con nosotros.

EN RESUMEN…

Trae agua extra, tu esterilla y una toalla.